sábado, 3 de septiembre de 2016

Prueba de cuadro en Aluminio Dibond de Saal Digital



Si la semana pasada le tocó al album, esta semana hemos podido probar el cuadro en Aluminio Dibond de Saal Digital.

Varios clientes me han preguntado alguna vez por la impresión en soportes diferentes, principalmente en aluminio. Aunque conocía varias opciones, no podía opinar y recomendar si no las había probado... así que esta vez decidí aprovechar la promoción de Saal Digital y probar uno de sus cuadros. Dudé mucho entre el metacrilato y el aluminio, pero viendo los resultados que habían obtenido otros fotógrafos con el metal, al final me decidí por este.



En la anterior entrada ya expliqué un poco por encima que Saal Digital es un laboratorio alemán dedicado especialmente a la impresión de fotografías, en casi cualquier soporte. En su web se puede acceder fácilmente al enlace de descarga de su programa, así como a toda la información en cuanto a soportes, precios, medidas y demás. Interesante también recordar la disponibilidad de sus perfiles ICC de impresión para ver en pantalla una muestra de cómo será el resultado final.



Si el uso del programa para hacer un álbum es simple e intuitivo, para un cuadro lo es aún más. Entre elegir el soporte, medidas y opciones, preparar el cuadro no lleva más de dos minutos. 



En mi caso elegí 80x40cm y los soportes colgadores estándar, ya que son más resistentes de lo que puede parecer en su página, pero hay varias opciones, entre ellas un robusto marco de aluminio, indicado por ejemplo para exteriores.



En la entrada sobre el álbum no me paré a hablar del embalaje, y es otro punto a tener en cuenta... el álbum llegó perfectamente embalado en una caja de cartón grueso, con bolsa de plástico y espuma y muy protegido.

En el caso del cuadro, el embalaje es aún más llamativo, con varias capas de cartón duro, además de la espuma y la bolsa en la que se entrega. Seguridad garantizada ante la prisa de algunos transportistas, jejeje



El resultado es una impresión de gran calidad, como siempre, y un trabajo cuidado hasta el mínimo detalle. El acabado es muy elegante, un sandwich de 3mm de aluminio con una capa interna negra que aporta rigidez. 

No sé cómo se vería la misma imagen en otro material, pero lo que sí sé es que el resultado en aluminio es 100% recomendable.





martes, 23 de agosto de 2016

Prueba de álbum fotográfico de Saal Digital



LA OPORTUNIDAD
Recientemente he tenido la oportunidad de probar uno de los álbumes de Saal Digital. Aunque anteriormente ya había trabajado con ellos, no pude desaprovechar para hacerme un portfolio (por llamarlo de alguna manera) con mis fotos favoritas de naturaleza... una de esas cosas que vas dejando y al final...

Saal Digital es un laboratorio de impresión ubicado en Alemania que ofrece impresiones de todo tipo en casi todo tipo de materiales, desde tarjetas hasta cuadros, desde papel a aluminio... Como comentaba, ya había trabajado con ellos, concretamente en un par de bodas. En aquellos casos se optó por la opción A4 horizontal con tapas acolchadas y caja, y en la otra el formato cuadrado, también acolchado y con caja.

Una cosa que me llama la atención de este laboratorio es que están tan seguros del resultado, que dejan que el marketing se lo hagamos los demás... Recomiendo estar atentos a su página y a sus perfiles en redes sociales, donde van colgando promociones y descuentos muy a menudo. 




EL PROGRAMA
Al entrar en su web, encontramos rápidamente el enlace de descarga de su programa, junto con toda la variedad de productos.
Antes de descargar el programa, podemos echar un vistazo por todas las opciones del producto que nos interese, para hacernos una idea del precio definitivo. Hay gran variedad y para todos los bolsillos, tanto para el aficionado como para el profesional. 
En el programa también están los precios y las opciones claramente desglosadas y explicadas.



Elegimos la opción que nos interese, y ya podemos empezar a trabajar. La carga de las fotos es muy sencilla, y el uso del programa muy intuitivo, con avisos de calidad de las fotos o en caso de no estar haciendo algo bien.
También hay una gran variedad de plantillas para elegir, de todo tipo.

 
Como decía, el programa es muy fácil de usar, y en poco tiempo está listo para enviar a imprimir. Es muy fácil guardar y acceder a los proyectos guardados (aunque el botón para abrirlos podría estar un poco más visible al inicio...). También es posible sacar una previsualización en pdf de nuestro álbum para enseñárselo a quien sea necesario antes de imprimirlo.

Un gran punto a favor de Saal Digital es que podemos descargar sus perfiles ICC de impresión para ver cómo quedarán nuestras fotos en cada soporte. Otra opción también es la de poder maquetar el álbum en un programa externo y luego importarlo, aunque es algo que no he probado, ya que prefiero la comodidad de hacerlo todo desde un programa y no necesito grandes diseños.



Desde el mismo programa ya podemos proceder a encargar, pagar y cargar nuestro álbum, que en uno o dos días estará listo, y en un poco más en casa. La única pega es que el envío lo realizan con DHL en Alemania, pero una vez que llega a España se encarga Correos, siempre empeñados en confirmar la fama de lento e ineficaz que tiene nuestro servicio postal. Por lo general, alrededor de una semana en el plazo de entrega, lo que en el fondo es bastante rápido, la verdad.


EL ÁLBUM
En mi caso, elegí las tapas mates porque me gusta mucho el tacto, aunque no sea lo mejor para las marcas de huellas dactilares ni para los fondos/fotos oscuros, ya que se produce una pequeña arruga en el pliegue con el uso, pero como era para mi, me daba un poco igual, la verdad.



En el interior, más por costumbre que por otra cosa, elegí las páginas también mates, y no hay mucho que decir... papel de calidad (Fujicolor Crystal Archive Album) colores perfectamente reproducidos y una impresión de gran calidad. Un detalle que me gusta mucho y que no había encontrado hasta ahora, es la apertura 180º del álbum, sin ese pliegue feo en el centro que destroza las fotos. 



Otro detalle a tener en cuenta es la práctica (o total) ausencia de cualquier logo o código perteneciente a Saal Digital, exceptuando un pequeñísimo código QR al final, que en las opciones podemos eliminar pagando un suplemento, pero que en la práctica y con lo discreto que es, no creo ni que sea necesario quitar.
Como siempre, muy satisfecho del resultado, repetiremos! ;)






viernes, 3 de junio de 2016

Salamandra Común (Salamandra salamandra)



Estos últimos meses no he podido dedicarme al blog todo lo que me gustaría, al menos de forma directa, pero sí que he podido ir preparando con calma algunas entradas "en la sombra", con un desarrollo algo más largo que buscar fotos de una especie en el archivo y ponerme a escribir sobre ella... empecemos con el que posiblemente sea mi anfibio favorito: la Salamandra Común (Salamandra salamandra).

EL PROTAGONISTA
La Salamandra es un anfibio urodelo (con cola) de un tamaño respetable, pudiendo llegar a los 25cm en los adultos. Su coloración aposemática, con manchas amarillas sobre fondo negro (con infinitas variaciones), avisa a los posibles depredadores de que se trata de un bocado desagradable debido al veneno que contienen sus glándulas parótidas, situadas detrás de los ojos las principales, y algunas más en el lomo. 
Al contrario de lo que mucha gente cree, este veneno es inofensivo para el ser humano, provocando poco más que irritación en contacto con ojos o mucosas. Una adecuada higiene después de manipular a un ejemplar (y antes, ya llegaremos a eso...) es suficiente para evitar riesgos.
Además de usarlo como defensa, este veneno también ayuda a las Salamandras gracias a su acción bactericida y fungicida.
El cuerpo es rechoncho, con la cabeza relativamente grande y la cola y las patas cortas. 
Se trata de un animal de costumbres, con territorios pequeños de los que no se suelen mover mucho, por lo que es fácil "coincidir" con el mismo ejemplar varias veces a lo largo de su larga vida, de unos 20 años en libertad, aunque se han documentado casos que han llegado hasta los 50 años en cautividad.


En general, el hábitat preferido de la Salamandra es forestal, húmedo y sombrío, con abundante hojarasca, troncos o piedras bajo los que esconderse durante el día. Y cerca de alguna fuente de agua, lo más limpia y oxigenada posible para reproducirse. Aunque no sea un animal estrictamente acuático, la Salamandra necesita gran humedad ambiental, lo que hace muchísimo más probable encontrarlas por la noche o en días lluviosos y frescos.
Durante los meses más cálidos del año, las salamandras buscan refugio hasta el otoño, cuando reaparecen aprovechando las lluvias y las temperaturas más frescas. Entre 5-18ºC es cuando se encuentran más cómodas. En zonas con inviernos más fríos o a más altitud, es frecuente que también hibernen.
La época reproductiva se divide en estos periodos de actividad, durante los cuales los machos buscarán activamente a cualquier hembra a su alcance.




Al contrario de la mayoría de anfibios, las Salamandras no ponen sus huevos en el agua, sino que su reproducción es ovovivípara, o incluso vivípara en algunos casos.
Excepto algunas excepciones que veremos luego, la hembra da a luz en el agua una media de entre 30-60 larvas de 3-4cm totalmente adaptadas para la vida en el medio acuático: con branquias externas (los penachos detrás de la cabeza) y una cola crestada que les sirve para nadar rápidamente en esa primera fase de su vida. He de decir que me encanta el aspecto de minidragones que tienen en esta fase.
Permanecerán en este estado entre dos y seis meses, dependiendo de la especie, la disponibilidad de alimento, oxígeno, etc. Tras este periodo, comienzan a metamorfosearse hasta su aspecto final de adulto (en miniatura). La madurez sexual no llega hasta los 3-4 años de vida.
Las larvas se alimentarán con voracidad de todos los invertebrados que tengan a su alcance, y en caso de necesidad, tampoco le hacen ascos al canibalismo.
Los adultos, más "relajados", disfrutan con lombrices, babosas, arañas... alimento relativamente blando.
En fase adulta, la Salamandra ha reabsorbido las branquias de su juventud y desarrollado unos pulmones muy rudimentarios, unas simples bolsas vascularizadas en las que se produce aproximadamente la mitad del intercambio gaseoso necesario. La otra mitad se realiza a través de la piel húmeda en contacto con el aire. En estivación/hibernación, la mayor parte del oxígeno necesario se absorbe por respiración cutánea.




En algunas poblaciones, aisladas en mayor o menor medida, se ha comprobado que las hembras se están viendo forzadas a una reproducción vivípara, en la que las crías nacen ya totalmente formadas.
Es el caso de las islas Cíes, donde la escasez de agua dulce podría estar forzando un pasito en la Evolución ante nuestros ojos, como se explica en este artículo: Darwin disfrutaría en las Islas Cíes.
Aunque la cantidad de descendencia es mucho menor en este caso (2-8 "miniadultos" contra 30-60 larvas), sí que podría facilitar la supervivencia de la especie, al dejar de depender de un recurso tan variable como el agua. Además, de las 30-60 larvas, lo más probable es que, con un poco de suerte, dos o tres lleguen a la edad reproductora.
En otras poblaciones se ha comprobado que esto puede suceder de forma excepcional, en casos de sequía por ejemplo. La hembra alarga la gestación, pero a cambio se produce el efecto del canibalismo intrauterino, donde las crías mayores se verán obligadas a alimentarse de las más débiles para conseguir la energía necesaria para realizar la metamorfosis en el interior de la hembra.

Otras salamandras famosas, son las de Oviedo: años de crecimiento de la ciudad han dejado una importante población de salamandras aisladas de sus parientes salvajes. Incluso desde fuera de nuestras fronteras se han interesado por estos simpáticos anfibios urbanitas.
Al igual que en las islas Cíes, se ha observado una gran presencia de reproducción vivípara en los ejemplares de la ciudad, pero no destriparemos la historia... mejor dejo el trailer del interesante (y recientemente estrenado) documental "Los últimos dragones de Oviedo", de David Álvarez y Jorge Chachero:




En la Península podemos distinguir varias subespecies, con esta distribución aproximada (Autor: Alberto González):




CONSERVACIÓN
Antes de entrar en terreno delicado, veamos otra curiosidad de las salamandras que hace que estén muy arriba en el ranking de los bichos más interesantes, su capacidad de regeneración:
Tanto las salamandras como los tritones (parientes cercanos acuáticos) son capaces de regenerar partes amputadas o dañadas de su cuerpo... y no sólo la cola, como las lagartijas, sino de cualquier parte de su organismo (incluso el cerebro o los ojos). En estado larvario se trata de un mecanismo que funciona a partir de células madre, en los adultos es algo más complicado. Podría intentar explicarlo o resumirlo, pero será mejor para todos que deje un resumen de un estudio llevado a cabo en Japón: Por qué las salamandras son las reinas de la regeneración de tejidos.
Aquí también podemos encontrar información al respecto, no sólo en el caso de las salamandras: Regeneración de extremidades, del Ajolote al ser humano.




Para quien le dé pereza entrar al enlace, el Ajolote es otro pariente de la Salamandra, en este caso del otro lado del charco. Una de las curiosidades de este animal es que pasa toda su vida en fase larvaria, incluso en edad reproductora.
Leí en algún sitio (no consigo encontrarlo) que se ha descubierto que este "parón" en el desarrollo del Ajolote es por la falta de una determinada hormona. Proporcionando esta hormona a ejemplares en cautividad, se ha podido ver cuál es el aspecto de un Ajolote metamorfoseado (tiene un aspecto similar a las salamandras gigantes americanas y asiáticas).

Este parón o desaceleración del desarrollo se conoce como Neotenia, y en casos excepcionales también puede darse en nuestras Salamandras: se han citado casos en que debido a la imposibilidad de acceder a tierra firme, se han visto larvas de salamandras de 10cm esperando el momento de finalizar la metamorfosis.




Entre las principales amenazas para la Salamandra, podemos encontrar a sus depredadores: Culebra de agua, Turón, Nutria y víboras son las amenazas más frecuentes para los adultos, mientras que para las larvas el peligro viene en forma de larvas de libélula, larvas de otros anfibios, cangrejo de río (el rojo sobretodo) y sus propios hermanos.
Entre las enfermedades, la más preocupante es la Quitridiomicosis, producida por el hongo Batrachochytrium dendrobatidis, del que ya vimos algún apunte en la entrada del Sapo Corredor. Este hongo afecta a la piel de los anfibios, impidiéndoles la respiración cutánea, y es considerado el causante del declive de un gran número de especies. En la Naturaleza poco podemos hacer por combatirlo, pero al menos podemos evitar contribuir a su propagación:

  • Para empezar, evitar manipular a los animales. Para mí, eso es algo sagrado... prefiero perder la foto antes que manipular al animal y colocarlo en un fondo más "bonito".
  • Si por el motivo que sea, no queda más remedio (en el caso de animales en peligro o atrapados), siempre es recomendable usar guantes de látex o nitrilo (siempre llevo algunos en la mochila por lo que me pueda encontrar).


A estas dos me las encontré al liberar a una de las larvas.
Habían caído en un pozo (seco) que en esa época
debería tener 1,20m de agua

Otras amenazas son la pérdida de hábitat, los incendios forestales y las sequías... Y este último es el caso en el que entraremos a continuación.

Antes de seguir, debería recalcar que las Salamandras son una especie protegida y que en ningún caso está permitido mantenerlas en cautividad o comerciar con ellas. En caso de querer una como mascota, se debe acudir a un distribuidor autorizado y con toda la documentación en regla, donde se especifique que ese animal ha nacido y crecido en cautividad.

Tengo controlado desde hace un par de años un arroyo temporal en Collserola donde las Salamandras de la zona van a criar. Es raro ir y no encontrar alguna larva en el agua, además de renacuajos de otros anfibios que no me he puesto a identificar, la verdad.
Incluso en verano, con lo poco que llueve por aquí en general, hay un hilillo de agua que mantiene viva a esta comunidad. Dos pequeños saltos han formado sendas pozas en su base donde encontramos a los renacuajos de ranas y sapos, y otros "charcos" más pequeños donde se encentran la mayoría de larvas de salamandra.
A principios de abril, en una visita rutinaria, me encontré que las pozas "de los sapos" estaban a menos de 1/4 de su capacidad, y los "charcos" de las salamandras prácticamente secos. Este invierno en Barcelona ha llovido mucho menos de lo que debería...
A pesar de estar muy por debajo de su nivel, la zona de los renacuajos tenía agua suficiente para aguantar hasta las próximas lluvias, así que pasé algunas larvas de Salamandra ahí (ya había algunas), y otras me las llevé para casa, con la idea de "asegurar" y de paso documentar su desarrollo.




Con la ayuda de una amiga bióloga, un naturalista y un herpetólogo (gracias chic@s!), se les preparó un hábitat con agua limpia, aireador y piedras bajo las que esconderse, y a las que pudieran escalar llegado el momento.

Después de un par de días de adaptación, al ir a cambiar el agua me encontré con que a los dos ejemplares más pequeños les faltaba un trozo considerable de cola, así que dada la gran diferencia de tamaño entre las dos larvas más grandes y las dos más pequeñas, decidí separarlas para evitar males mayores.

Aún no había decidido cómo quería hacerles las fotos, la idea era montar alguna estructura transparente con el tamaño justo para poder hacerles algunas fotos de perfil. El tiempo se echaba encima, así que tuve que desechar esa opción y optar por algo más sencillo con lo que, sobretodo, tuviera que molestarlas y manipularlas lo menos posible. Al final, la mejor opción, aunque no la más estética, sería aprovechar el momento de cambiarles el agua, en que cada ejemplar estaba en su recipiente separado mientras limpiaba el "mini estanque".




Este primer ejemplar era el que estaba más crecido de todos, y el principal sospechoso de la amputación de la cola de sus "hermanos". También era mi favorito, no lo negaremos... Es el "tiburón" del vídeo de antes. Era insaciable, y el más atrevido de todos. Además, fue el primero en pillarme por sorpresa: El 20/4 por la noche todavía se le veían las branquias y nadaba felizmente, y el 22 por la mañana me lo encontré encaramado a una roca casi totalmente metamorfoseado. 
Como no podía proporcionarles un hábitat en condiciones para acabar la transformación, decidimos que en cuanto prefiriesen estar en tierra a estar en el agua, sería el momento de liberarlos. Acabarían la metamorfosis en su lugar de nacimiento, donde tenían todas las condiciones a su favor (humedad, escondites y alimento). Y así fue con todas. Aquí están las demás:






Las fotos no están a una escala exacta, pero se puede apreciar el crecimiento, los cambios en la coloración, en las branquias, y, en el caso de las colas amputadas, su regeneración casi completa.

Todos los ejemplares fueron liberados en el mismo sitio donde se recogieron, dándoles la opción de elegir agua o tierra, y todas eligieron tierra... las sueltas también se realizaron aprovechando días lluviosos o a última hora de la tarde, intentando facilitarles los momentos óptimos para su supervivencia.

Una de las cosas que he podido comprobar al observar su desarrollo tan de cerca es que en condiciones óptimas como las que se les ofrecieron, la metamorfosis es sorprendentemente rápida: todas se adelantaron al menos dos o tres días a mis cálculos... en algún momento comienzan subir a la superficie a coger bocanadas de aire, y a andar más que a nadar, y sabes que esa es la señal de que el cambio se acerca...



LA FOTO
Para mí, la Salamandra siempre ha sido una de esas especies difíciles: o me las encuentro cuando no llevo la cámara, o me paso años sin ver una... Hasta ahora:
Día de lluvia, aprovecho para ir a liberar al tercer ejemplar, y a ver si de paso localizo alguna de las dos adultas que me encontré unos días antes, cuando solté a la segunda... de esas dos ni rastro, pero en un foso cercano, en 10m2 me encuentro a SIETE ejemplares. Al principio pensé que no podían salir, pero tal y como entro, veo a dos que se ponen a escalar sin ninguna dificultad una pared de 3m de alto cubierta de musgo, así que me despreocupo y saco la cámara.
Después de intentar fotografiar al mayor número posible "para la colección", localizo a una observando la vida pasar tranquilamente desde un tronco... me acerco, ni se inmuta, preparo cámara, flash... sonría, por favor!



Flash a la izquierda, 1/80seg, f/5, ISO640.

Para mi, el desarrollo de los anfibios en general siempre ha sido una manera de poder presenciar la Evolución a pequeña escala: como un bicho con más cosas en común (en apariencia) con los peces, poco a poco se va transformando en un animal terrestre. El cambio de respiración branquial a pulmonar/cutánea, los cambios físicos, sobretodo en el caso de los renacuajos... es como ver acelerado un proceso que llevó miles de millones de años... en pocos días. Una ventanita al pasado.
Y quién sabe, a lo mejor las Salamandras de Oviedo o de las islas Cíes son una ventana al futuro... puede que en 1.000 o 10.000 años el viviparismo en esta especie sea la norma, no la excepción... si no las extinguimos antes.



lunes, 1 de febrero de 2016

Técnica: Macro para principiantes




Aunque más tarde de lo que pretendía, me gustaría empezar el año introduciendo algunas novedades en la temática de futuras entradas, entre ellas la que hoy nos ocupa. 

En principio el macro no suele ser un objetivo prioritario, y puede parecer que es una técnica complicada y que requiere muchos accesorios, pero al final creo que es un objetivo imprescindible para cualquier aficionado o profesional, no sólo en fotografía de Naturaleza. Gracias a su tamaño, luminosidad, bokeh y comodidad de uso, puede ayudar en más de una ocasión a conseguir fotos muy interesantes jugando con su reducida profundidad de campo.

No quiero entrar en "cómo se debería hacer", sino contar mi experiencia, que más bien es "cómo NO se debería hacer". En principio se nos dice que el macro es para usarlo con trípode, incluso con raíl de enfoque, a aperturas muy cerradas para obtener la máxima profundidad de campo posible... pero de esas he hecho muy pocas!

Para quien no esté muy puesto en el tema, aquí dejo la definición de macrofotografía según Wikipedia. Es demasiado larga como para intentar resumirla... En este caso nos centraremos sólo en una cosa: el objetivo. Por definición, un objetivo Macro es uno especialmente diseñado para fotografiar objetos pequeños, enfocando a distancias muy cortas, de una focal normalmente entre los 60-180mm (en Canon, otras marcas ni idea). Un macro generalmente da un factor de ampliación de 1:1 (el sujeto se refleja en el sensor a tamaño real), aunque hay algunos, como el Canon MP-E65mm (conocido como "la lupa"), capaces de dar hasta 5 aumentos.

tarentola mauritanica, tamaño real
El mismo ejemplar fotografiado con el macro

En mi caso, no hago salidas específicas buscando bichos para poner en práctica esta técnica, supongo que por eso no me he planteado la opción de comprar algunos de los accesorios supuestamente "imprescindibles". Normalmente, el macro lo llevo en la mochila vaya a donde vaya, por si acaso... la mayoría de días no lo utilizo, pero cuando me encuentro a algún sujeto interesante (o dispuesto a colaborar), siempre es de agradecer el llevarlo encima.

Después de mucho mirar, al final me decidí por el Canon EF100mm f/2,8L Macro IS USM. Es pequeño, pesa poco y la definición es brutal. A veces echaría en falta el 180mm, sobretodo para bichos rápidos y desconfiados, pero con este estoy más que contento.

Para hacernos una idea de la calidad de imagen de este objetivo, ahí va una muestra:

1/200 f/6,3, ISO200
Se trata de una hembra de Colirrojo Tizón (Phoenicurus ochruros) que cada invierno visita el comedero de mi balcón, así que un día la "utilicé" para hacer unas pruebas de precisión y retraso de la barrera IR. Como no tenía mucho espacio ni intención de utilizar las fotos para nada "serio", decidí utilizar el macro... abajo un recorte al 100% de la misma imagen:


Aunque el objetivo estaba a cierta distancia del ave (aprox 60cm), se puede apreciar la limitadísima profundidad de campo, a pesar de haber cerrado un poco el diafragma (f/6,3). Para mí, esa es precisamente la parte más interesante de esta técnica, el poder jugar con el desenfoque, y apurar al máximo el área enfocada para sólo mostrar aquello que quieres mostrar... entremos en detalle:


PROFUNDIDAD DE CAMPO
Vuelvo a tirar de Wikipedia, y copio su definición de Profundidad de Campo: Por profundidad de campo "PDC" se entiende tradicionalmente en óptica, y en fotografía en particular, al espacio por delante y por detrás del plano enfocado, comprendido entre el primer y el último punto aceptablemente nítido reproducidos en el mismo plano de enfoque.
Para abreviar: la zona que queda enfocada en la foto. Podemos jugar con la Profundidad de Campo abriendo (número más bajo) o cerrando (número más alto) el diafragma. Hay que tener en cuenta que cerrando diafragma entra menos luz, así que habría que compensar con velocidad de obturación o ISO. No entraré en más detalles porque se podría hacer una entrada sólo sobre este tema... mejor un par de ejemplos:

Tarentola mauritanica. 1/250seg, f/2,8, ISO100
A una distancia de enfoque de unos 40cm (en este objetivo el mínimo son 30), y sabiendo que la cabeza de la Salamanquesa medía aprox 2cm, se puede ver claramente la reducida Profundidad de Campo disponible a máxima apertura... no creo que llegara a 5mm, por lo que es necesaria una gran precisión a la hora de enfocar donde quieres.

1,6seg f/2,8 ISO100                                4seg, f/8, ISO200
En ambas fotos el punto de enfoque está en el centro de la flor. En la foto de la izquierda, el diafragma está en su máxima apertura (f/2,8), dejando una profundidad de campo reducidísima, mientras que en la de la derecha (f/8), la zona enfocada abarca toda la flor. En ambos casos la iluminación era la misma, nótese la diferencia en velocidad de obturación e ISO para mantener la misma exposición.
La foto de la derecha sería un macro "de libro": trípode, levantamiento de espejo, mando, fondo artificial, ISO baja y el tiempo de exposición que sea necesario (en este caso utilicé un par de lámparas de casa, por eso es tan largo). Pero la realidad es que no siempre podemos controlar todos los parámetros y tomarlo con tanta calma... 

Además, me aburro haciendo este tipo de macros!

Como decía antes, en esta técnica normalmente se prefiere trabajar en diafragmas muy cerrados, para aumentar la parte enfocada del sujeto principal... a mí, en cambio, no sé si por gusto personal, por complicarme la vida o sólo por llevar la contraria, me gusta tirar de la máxima apertura posible, dejar sólo una mínima zona enfocada... en el caso de pequeños animales, sólo los ojos o un detalle que quiera mostrar. Me gusta que la foto quede con un aspecto más "de sueño", más abstracto y obligar al espectador a que mire a los ojos a un animal en el que normalmente no se fijaría, o un detalle en una textura que se suela pasar por alto...

1/200seg, f/3,2 ISO100

1/320seg f/3,5 ISO200

1/640seg f/6,3 ISO160

1/125seg, f/2,8 ISO250

Como se puede ver en las fotos anteriores, la distancia de enfoque también influye muchísimo en la apertura a utilizar. Cuanto más cerca enfoques, menos PdC tienes a tu disposición... en el caso de mi objetivo, a distancia mínima de enfoque y máxima apertura, no creo que llegue a 1mm. 
Aunque quieras dejar sólo un detalle enfocado, ese detalle debería estarlo en su totalidad, así que toca cerrar un pelín diafragma...: En el caso de la libélula, por ejemplo, quería que además de aparecer enfocados los ojos, también lo hicieran los pequeñísimos parásitos que llevaba enganchados a las alas... después de intentar varios encuadres, en este es en el que mejor se apreciaba el efecto, o el que más me gustó... todo es cuestión del gusto de cada uno.

Y puestos a experimentar con la Profundidad de Campo, podemos intentar alguna cosa rara con un resultado como mínimo curioso:

1/250seg, f/5 ISO200


ENFOQUE
Está claro que no se puede hablar de la Profundidad de Campo sin pasar por el enfoque... sobretodo jugando con diafragmas tan abiertos.

Al estar diseñados para fotografiar cosas pequeñas, el enfoque de estos objetivos es excelente e increíblemente preciso. En el caso del mío, tiene tres modos de enfoque para ayudar en una tarea tan precisa. El primero, abarca de 30 a 50cm (es el que más suelo usar y el que llevo activado por defecto), de 50cm a infinito, y "full" (de 30cm a infinito), que lo habré usado un par de veces, principalmente en otras especialidades.
También dispone de estabilizador y motor USM, rapidísimo en el enfoque automático.
PERO la verdad es que el enfoque automático de este objetivo tampoco lo he usado mucho...

En esto soy muy purista y sólo utilizo la cámara en modo manual, a la que me empiezo a meter en automatismos y dejar que la cámara piense por mí, me pierdo y no consigo los resultados que busco... y con el enfoque en macro me pasa lo mismo.

Por defecto llevo casi siempre activado únicamente el punto de enfoque central (y el botón de enfoque separado del de disparo). En macro, al buscar encuadres más complicados e intentar jugar más con la composición, muy pocas veces acaba el centro de atención en el centro de la foto... ese es el momento de pasar al enfoque manual.

1/500seg, f/4, ISO200

La gran virtud (para mí) de estos objetivos, su reducida PdC, también se vuelve un problema a la hora de enfocar, sobretodo al intentar enfocar y reencuadrar después, ya que con sólo mover 1mm la cámara, la foto se puede ir al traste... y con insectos y pequeños animales es posible perder la oportunidad del todo. Es por ese motivo que recomiendo enfocar en manual en estos casos... puedes componer con el punto de interés en otra zona que no sea el centro y dejar éste totalmente desenfocado... eso sí, hay que ser rápido y tener el pulso de un ninja... o usar la técnica más simple del mundo, que veremos al final.

Por último, sólo con cambiar el punto de enfoque un centímetro, puedes conseguir una foto totalmente diferente, y estas cosas es muy difícil que las haga el enfoque automático:



VERSATILIDAD
No sólo de Naturaleza vive el hombre (al menos yo) y un objetivo macro puede ser útil en muchas otras disciplinas... creo que en todas lo habré utilizado alguna vez, y las que quedan... la técnica es exactamente la misma: buscar el punto de interés y enfocar, así de simple.
Además, estos objetivos suelen ser muy luminosos, y si andas escaso de luz te pueden sacar de un apuro... en mi caso, el siguiente objetivo más luminoso que tengo es un f/4, y ese salto se nota mucho en determinadas situaciones...

1/125seg, f/11 ISO250

1/200seg, f/4 ISO250

1/100seg, f/2,8 ISO400

1/250seg, f/2,8 ISO250

1/250seg, f/2,8 ISO50

Como decía al principio, esta entrada no trata del cómo debería hacerse, sino de cómo lo hago yo, siempre buscando la máxima simplicidad y sin complicarme mucho la vida con accesorios que me entorpecerían... suficiente me la complico con el enfoque como para añadir iluminación. Todas las fotos vistas hasta ahora han sido disparadas a pulso y con luz natural, excepto la rosa y la maqueta que están hechas con trípode y luz artificial. Y la de la hembra de Colirrojo, pero esa es un caso a parte...
Está claro que todos esos accesorios (o muchos de ellos) ayudarían a mejorar mucho las fotos, la elección es tan simple como preguntarse "cuánto me quiero complicar la vida?" o "realmente le voy a sacar partido o sólo lo usaré un par de veces...?"
Veamos algunos casos en los que un equipo simple puede dar un resultado bastante aceptable:

30seg, f/8, ISO50. Trípode
El equipo más simple posible: cámara, objetivo y trípode. La luz es la que había disponible en mi comedor (poquísima como puede verse por el tiempo de exposición).

1/100seg, f/8 ISO200. 2 Flashes
Esta Abeja estaba en un tronco en el suelo, prácticamente inmóvil, en una zona en sombra... sin flash habría necesitado una exposición demasiado larga o una ISO demasiado elevada. En su estado (posiblemente moribunda), tuve tiempo de colocar a la derecha un flash conectado por cable a la cámara (máster) y un esclavo a menor potencia en el lado contrario para intentar suavizar la zona de sombra del flash principal. f/8 para intentar dejar enfocada a la abeja entera sin dar demasiada potencia al flash para no molestarla.

1/60seg, f/2,8 ISO320. Flash
Sapo Corredor en el Delta del Ebro. Flash en mano por encima del animal y un poco a la izquierda a la distancia que el cable me permitía. Habría necesitado una tercera mano para enfocar, así que en este caso el enfoque es automático.

1/60seg, f/8 ISO250. 2 Flashes
Mantis Religiosa muy tranquila en un jardín en sombra... mismo esquema que con la abeja, sólo que en este caso la apertura usada (f/8) fue para mantener enfocados los ojos y sus armas de caza.

1/200seg, f/5,6 ISO125. 2 Flashes
Culebra de Escalera un poco nerviosa... normal, teniendo en cuenta que le había bloqueado las vías de escape... Al estar a ras de suelo era más fácil colocar los flashes para resaltar el brillo de las escamas, el principal a la izquierda y el secundario a la derecha a baja potencia, totalmente opuesto. Las manos libres para poder usar el enfoque manual. En este caso buscaba que abriese la boca y mantenerla en el mismo plano de enfoque que los ojos... 


TRUCOS Y CONSEJOS
Como ya hemos visto, no es "imprescindible" adquirir un montón de accesorios (más o menos caros) para disfrutar un rato con un objetivo Macro... por supuesto, muchos de esos accesorios pueden ayudar a conseguir fotos espectaculares, eso ya depende de las preferencias de cada uno.

Pero como no los he usado nunca, no puedo liarme a aconsejar cuáles son mejores o peores, útiles o inútiles... de momento lo único que tengo en la lista son los tubos de extensión, si me decido a comprarlos ya actualizaré esta entrada, o haré otra nueva, ya veremos!

De lo que sí que puedo hablar es del equipo de batalla, de salir al campo con el objetivo en la mochila, listo para montarlo en cualquier momento y hacer un aquí te pillo-aquí te mato.
Como comentaba antes, no suelo hacer salidas específicas buscando macros, sino que lo llevo siempre encima, y si surge la oportunidad, intento aprovecharla... de momento me conformo con eso!

En caso de no llevar (o no querer usar) trípode, podemos hacer varias cosas:

  1. si hay poca luz y el sujeto lo permite (si no huye, se esconde o se estresa), podemos utilizar el flash de zapata... preferiblemente conectado a la cámara por cable o radiofrecuencia, ya que si lo llevamos colocado en la zapata, la iluminación puede ser demasiado frontal/plana, o (sobretodo si enfocamos muy de cerca) pasar por encima de nuestro modelo sin llegar a iluminarlo.
  2. si no hay posibilidad de usar flash pero tenemos suficiente luz ambiente, podemos poner el modo de enfoque continuo (AI Servo en Canon) y elegir el punto de enfoque que más nos guste, encuadrar, enfocar y disparar. Ni uso ni recomiendo usar todos los puntos de enfoque, porque la cámara elegirá el que le parezca mejor, y ese puede que no sea el que nos interesa...
  3. si el enfoque automático no nos da el resultado que buscamos, utilizar el manual, y si la situación lo permite, usar la pantalla de la cámara para obtener la máxima precisión posible.
  4. si nada de lo anterior es posible... la técnica más simple del mundo (y la que más suelo utilizar): enfoque manual, estabilizador activado, y modo ráfaga. Enfocando al punto que nos interesa, disparar en cortas ráfagas de 3-4 fotos mientras compensamos el posible movimiento del viento o del bicho con un mínimo movimiento de todo el cuerpo al mismo tiempo que manejamos el enfoque... 1mm p'alante, 1mm p'atrás... en dos o tres ráfagas se consigue tener enfocado el punto preciso, no falla! También se puede hacer con el enfoque automático en modo continuo, todo es probar la manera que mejor funcione a cada uno.
  5. aguantar la respiración. Parece una tontería, pero la respiración nos provoca un mínimo movimiento que hace que la foto quede desenfocada... así que tanto en enfoque manual, como en automático, sería recomendable aguantar la respiración mientras enfocamos y disparamos.
Y para acabar, que ya me he alargado demasiado, la última tanda de fotos, todas con luz natural, a pulso y usando la técnica del punto 4:

Vipera aspis. 1/400seg, f/5 ISO400

Salamandra salamandra. 1/50seg, f/2,8 ISO800

Apis mellifera. 1/800seg, f/4 ISO250

Pelodytes punctatus. 1/200seg, f/5,6 ISO50

Tarentola mauritanica. 1/250seg, f/5 ISO320

Espero haber podido ayudar a quien esté planteándose si merece la pena invertir en un objetivo Macro y empezar a poner en práctica esta interesantísima técnica... al principio puede parecer muy complicada, pero ya hemos visto que con lo mínimo se pueden conseguir fotos bastante resultonas... eso sí, para un resultado espectacular, quizá haya que invertir un pelín más!