martes, 13 de octubre de 2015

Morito Común (Plegadis falcinellus)



EL PROTAGONISTA
El Morito Común (Plegadis falcinellus) es el único representante de la familia de los Ibis que nidifica en Europa. En España también podemos encontrar el Ibis Eremita (Geronticus eremita), en peligro crítico, con unas pocas (poquísimas) parejas reproductoras en el sur de la Península (el grueso de la población se reparte entre Marruecos y Siria).

El plumaje del Morito Común es oscuro, de un tono pardo-rojizo con reflejos irisados verdosos y rosados en las alas y el dorso en el caso de los adultos reproductores. El pico es largo y curvo, con unas líneas blancas características que lo delimitan en la zona de la cara. Las patas también son largas y oscuras. En los ejemplares más jóvenes, el plumaje es más apagado y sin los reflejos metálicos.

Se trata de un ave relativamente grande, de unos 60cm de longitud y alrededor de 90cm de envergadura. A pesar de su tamaño, el Morito es un ave discreta, que cuando se desplaza en solitario en busca de alimento puede pasar fácilmente desapercibida, debido principalmente a su coloración.


Ejemplar en la Bassa de les Olles, Delta del Ebro.

La silueta en vuelo es fácil de reconocer, con el cuello estirado, la cabeza un poco baja y las patas colgando por detrás.


Adulto en vuelo, Bassa de les Olles, Delta del Ebro.

Su alimentación se basa principalmente en insectos acuáticos y sus larvas, que encuentra sondeando aguas poco profundas con su largo pico. Aunque no es lo habitual, también puede alimentarse de pequeños peces, cangrejos y anfibios.

En la Península podemos encontrar una gran población en Doñana, que ha crecido de forma espectacular en los últimos años, después de prácticamente haber desaparecido de nuestro país. Desde allí se han ido extendiendo a otras zonas húmedas de Alicante, la Albufera y el Delta del Ebro, llegando a aparecer de vez en cuando en el Delta del Llobregat.

Aunque la mayor parte de la población de Doñana es residente, el Morito en general es un ave migratoria, que pasa el invierno en zonas más cálidas del norte de África y vuelve a Europa en primavera para reproducirse, a principios de abril.


Adulto en busca de alimento, Delta del Llobregat.

Suele anidar en colonias, mezclado con otras aves como la Garza Real. El nido es pequeño para el tamaño del ave, unos 30cm de diámetro y 5-6cm de altura, y está compuesto por ramas y hierbas entretejidas y cubierto de material más "fresco". Ambos sexos participan en su construcción, aunque el macho es el que aporta la mayor parte del material, y la hembra es la constructora.
La puesta se produce entre abril y julio, y consta de entre tres y seis huevos de color azul brillante, que los padres (principalmente la hembra) incubarán durante 21 días.
A las dos semanas de la eclosión, los pollos empiezan a moverse por las ramas cercanas al nido, pero sin llegar a abandonarlo del todo hasta aproximadamente los 50 días de vida.


Adultos en vuelo, Delta del Ebro.


CONSERVACIÓN
Afortunadamente, el Morito es una especie que se encuentra en clara fase de expansión, después de casi desaparecer de nuestros humedales a principios del siglo XX, aunque sigue catalogado como "Vulnerable".

En Europa se estima una población de alrededor de 20.000 parejas. En España, era habitual en Doñana en el siglo XVIII, pero la caza y el deterioro del hábitat casi lo hacen desaparecer a principios del siglo XX. 
A finales de los 90, el Morito empieza a verse de nuevo en la Albufera, recolonizando en pocos años el Delta del Ebro (21 parejas en 2001) y Doñana (más de 800 parejas en 2006).


Adulto. Detrás, pareja de Ánade Real (Anas plathyrynchos).
Delta Llobregat


El principal problema actualmente es la alta concentración de ejemplares en una sola zona (Doñana), siendo susceptibles de desaparecer ante cualquier cambio repentino en el hábitat. Como ejemplo, tras el vertido de la mina de Aznalcóllar, en 1998 se detectaron altos niveles de cadmio en todos los pollos de la zona.

La reducción de la extensión de los arrozales (uno de sus lugares favoritos para alimentarse), también puede afectar negativamente a la expansión y supervivencia de la especie.


Adulto. Detrás, Cigüeñuela Común (Himantopus himantopus). 
Delta Llobregat

Como era de esperar, los plaguicidas utilizados en muchos arrozales también suponen un peligro para esta y muchas otras especies, siendo necesario un sistema más naturalizado para eliminar plagas dañinas para las plantaciones, como el Caracol Manzana.

Recientemente se ha demostrado que el Morito Común puede ser una especie de gran ayuda en la erradicación de este gasterópodo, que se ha convertido en una gran plaga en la desembocadura y el tramo final del Ebro: La Vanguardia, 19/5/2015.

La reserva de Riet Vell, gestionada por SEO/Birdlife, se encuentra en el Delta del Ebro, y es un claro ejemplo de cómo en un cultivo ecológico y sostenible, es la misma Naturaleza la que se encarga de todo.




LA FOTO
En casi todas mis visitas el Delta del Ebro he podido disfrutar de la presencia de al menos un ejemplar, siempre buscando alimento en aguas poco profundas, y atento a cualquier posible amenaza para salir volando al momento.

Fotografiar cualquier especie desde los observatorios construidos expresamente es relativamente fácil, aunque normalmente se mantienen a cierta distancia, lo que hace necesarios grandes teleobjetivos, como mínimo de 400mm. Además, por norma general estos observatorios se encuentran a una determinada altura sobre el agua, lo que limita mucho en cuanto a composición y ángulos.
A pesar de todo, son la forma más accesible de observar y fotografiar a las diferentes especies en su hábitat y sin molestarlas. Otra cosa ya es si se dispone del tiempo y los permisos necesarios para montar algo más "personalizado"...

En este caso, se trata del primer ejemplar que pude observar en el Delta del Llobregat, relativamente cerca y que me dejó hacerle la mayoría de fotos que componen esta entrada. 
Aunque no se trate de una gran foto, me encanta cómo se ve el reflejo del sol en las plumas de las alas, dando los típicos reflejos metalizados de la especie.



Más de lo mismo... aunque no me canso de repetirlo: sentido común y ganas de hacer las cosas bien pueden suponer la diferencia entre la supervivencia y la extinción para muchas especies. No todo se tiene que medir en lo económico, pero como parece que es el único lenguaje que se entiende en este país...: unos humedales en buen estado y protegidos atraen a turistas de todas partes de Europa que se dejan su dinero en hoteles, apartamentos y excursiones por la zona.
¿reabrir Aznalcóllar? ¿en serio? prefiero no opinar.

4 comentarios:

  1. Por aquí también se dejan ver en Santoña, pero aún no he conseguido hacerles una foto decente. Un reportaje muy bonito Cesar, me ha gustado mucho. Un abrazo desde el Cantábrico.
    Por cierto, lo de Aznalcollar, es una sinvergüenzada, como decimos por aquí.

    ResponderEliminar
  2. Desde luego unas imagenes estupendass...muy chulas..un saludo desde Murcia....

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Hoy he tenido la fortuna de observar, y tomar unas treinta fotos de una pareja, en una charca de La Armuña ( Salamanca). Algo raro por estos lugares. Haré una entrada en breve. SALUDOS

    ResponderEliminar