lunes, 1 de febrero de 2016

Técnica: Macro para principiantes




Aunque más tarde de lo que pretendía, me gustaría empezar el año introduciendo algunas novedades en la temática de futuras entradas, entre ellas la que hoy nos ocupa. 

En principio el macro no suele ser un objetivo prioritario, y puede parecer que es una técnica complicada y que requiere muchos accesorios, pero al final creo que es un objetivo imprescindible para cualquier aficionado o profesional, no sólo en fotografía de Naturaleza. Gracias a su tamaño, luminosidad, bokeh y comodidad de uso, puede ayudar en más de una ocasión a conseguir fotos muy interesantes jugando con su reducida profundidad de campo.

No quiero entrar en "cómo se debería hacer", sino contar mi experiencia, que más bien es "cómo NO se debería hacer". En principio se nos dice que el macro es para usarlo con trípode, incluso con raíl de enfoque, a aperturas muy cerradas para obtener la máxima profundidad de campo posible... pero de esas he hecho muy pocas!

Para quien no esté muy puesto en el tema, aquí dejo la definición de macrofotografía según Wikipedia. Es demasiado larga como para intentar resumirla... En este caso nos centraremos sólo en una cosa: el objetivo. Por definición, un objetivo Macro es uno especialmente diseñado para fotografiar objetos pequeños, enfocando a distancias muy cortas, de una focal normalmente entre los 60-180mm (en Canon, otras marcas ni idea). Un macro generalmente da un factor de ampliación de 1:1 (el sujeto se refleja en el sensor a tamaño real), aunque hay algunos, como el Canon MP-E65mm (conocido como "la lupa"), capaces de dar hasta 5 aumentos.

tarentola mauritanica, tamaño real
El mismo ejemplar fotografiado con el macro

En mi caso, no hago salidas específicas buscando bichos para poner en práctica esta técnica, supongo que por eso no me he planteado la opción de comprar algunos de los accesorios supuestamente "imprescindibles". Normalmente, el macro lo llevo en la mochila vaya a donde vaya, por si acaso... la mayoría de días no lo utilizo, pero cuando me encuentro a algún sujeto interesante (o dispuesto a colaborar), siempre es de agradecer el llevarlo encima.

Después de mucho mirar, al final me decidí por el Canon EF100mm f/2,8L Macro IS USM. Es pequeño, pesa poco y la definición es brutal. A veces echaría en falta el 180mm, sobretodo para bichos rápidos y desconfiados, pero con este estoy más que contento.

Para hacernos una idea de la calidad de imagen de este objetivo, ahí va una muestra:

1/200 f/6,3, ISO200
Se trata de una hembra de Colirrojo Tizón (Phoenicurus ochruros) que cada invierno visita el comedero de mi balcón, así que un día la "utilicé" para hacer unas pruebas de precisión y retraso de la barrera IR. Como no tenía mucho espacio ni intención de utilizar las fotos para nada "serio", decidí utilizar el macro... abajo un recorte al 100% de la misma imagen:


Aunque el objetivo estaba a cierta distancia del ave (aprox 60cm), se puede apreciar la limitadísima profundidad de campo, a pesar de haber cerrado un poco el diafragma (f/6,3). Para mí, esa es precisamente la parte más interesante de esta técnica, el poder jugar con el desenfoque, y apurar al máximo el área enfocada para sólo mostrar aquello que quieres mostrar... entremos en detalle:


PROFUNDIDAD DE CAMPO
Vuelvo a tirar de Wikipedia, y copio su definición de Profundidad de Campo: Por profundidad de campo "PDC" se entiende tradicionalmente en óptica, y en fotografía en particular, al espacio por delante y por detrás del plano enfocado, comprendido entre el primer y el último punto aceptablemente nítido reproducidos en el mismo plano de enfoque.
Para abreviar: la zona que queda enfocada en la foto. Podemos jugar con la Profundidad de Campo abriendo (número más bajo) o cerrando (número más alto) el diafragma. Hay que tener en cuenta que cerrando diafragma entra menos luz, así que habría que compensar con velocidad de obturación o ISO. No entraré en más detalles porque se podría hacer una entrada sólo sobre este tema... mejor un par de ejemplos:

Tarentola mauritanica. 1/250seg, f/2,8, ISO100
A una distancia de enfoque de unos 40cm (en este objetivo el mínimo son 30), y sabiendo que la cabeza de la Salamanquesa medía aprox 2cm, se puede ver claramente la reducida Profundidad de Campo disponible a máxima apertura... no creo que llegara a 5mm, por lo que es necesaria una gran precisión a la hora de enfocar donde quieres.

1,6seg f/2,8 ISO100                                4seg, f/8, ISO200
En ambas fotos el punto de enfoque está en el centro de la flor. En la foto de la izquierda, el diafragma está en su máxima apertura (f/2,8), dejando una profundidad de campo reducidísima, mientras que en la de la derecha (f/8), la zona enfocada abarca toda la flor. En ambos casos la iluminación era la misma, nótese la diferencia en velocidad de obturación e ISO para mantener la misma exposición.
La foto de la derecha sería un macro "de libro": trípode, levantamiento de espejo, mando, fondo artificial, ISO baja y el tiempo de exposición que sea necesario (en este caso utilicé un par de lámparas de casa, por eso es tan largo). Pero la realidad es que no siempre podemos controlar todos los parámetros y tomarlo con tanta calma... 

Además, me aburro haciendo este tipo de macros!

Como decía antes, en esta técnica normalmente se prefiere trabajar en diafragmas muy cerrados, para aumentar la parte enfocada del sujeto principal... a mí, en cambio, no sé si por gusto personal, por complicarme la vida o sólo por llevar la contraria, me gusta tirar de la máxima apertura posible, dejar sólo una mínima zona enfocada... en el caso de pequeños animales, sólo los ojos o un detalle que quiera mostrar. Me gusta que la foto quede con un aspecto más "de sueño", más abstracto y obligar al espectador a que mire a los ojos a un animal en el que normalmente no se fijaría, o un detalle en una textura que se suela pasar por alto...

1/200seg, f/3,2 ISO100

1/320seg f/3,5 ISO200

1/640seg f/6,3 ISO160

1/125seg, f/2,8 ISO250

Como se puede ver en las fotos anteriores, la distancia de enfoque también influye muchísimo en la apertura a utilizar. Cuanto más cerca enfoques, menos PdC tienes a tu disposición... en el caso de mi objetivo, a distancia mínima de enfoque y máxima apertura, no creo que llegue a 1mm. 
Aunque quieras dejar sólo un detalle enfocado, ese detalle debería estarlo en su totalidad, así que toca cerrar un pelín diafragma...: En el caso de la libélula, por ejemplo, quería que además de aparecer enfocados los ojos, también lo hicieran los pequeñísimos parásitos que llevaba enganchados a las alas... después de intentar varios encuadres, en este es en el que mejor se apreciaba el efecto, o el que más me gustó... todo es cuestión del gusto de cada uno.

Y puestos a experimentar con la Profundidad de Campo, podemos intentar alguna cosa rara con un resultado como mínimo curioso:

1/250seg, f/5 ISO200


ENFOQUE
Está claro que no se puede hablar de la Profundidad de Campo sin pasar por el enfoque... sobretodo jugando con diafragmas tan abiertos.

Al estar diseñados para fotografiar cosas pequeñas, el enfoque de estos objetivos es excelente e increíblemente preciso. En el caso del mío, tiene tres modos de enfoque para ayudar en una tarea tan precisa. El primero, abarca de 30 a 50cm (es el que más suelo usar y el que llevo activado por defecto), de 50cm a infinito, y "full" (de 30cm a infinito), que lo habré usado un par de veces, principalmente en otras especialidades.
También dispone de estabilizador y motor USM, rapidísimo en el enfoque automático.
PERO la verdad es que el enfoque automático de este objetivo tampoco lo he usado mucho...

En esto soy muy purista y sólo utilizo la cámara en modo manual, a la que me empiezo a meter en automatismos y dejar que la cámara piense por mí, me pierdo y no consigo los resultados que busco... y con el enfoque en macro me pasa lo mismo.

Por defecto llevo casi siempre activado únicamente el punto de enfoque central (y el botón de enfoque separado del de disparo). En macro, al buscar encuadres más complicados e intentar jugar más con la composición, muy pocas veces acaba el centro de atención en el centro de la foto... ese es el momento de pasar al enfoque manual.

1/500seg, f/4, ISO200

La gran virtud (para mí) de estos objetivos, su reducida PdC, también se vuelve un problema a la hora de enfocar, sobretodo al intentar enfocar y reencuadrar después, ya que con sólo mover 1mm la cámara, la foto se puede ir al traste... y con insectos y pequeños animales es posible perder la oportunidad del todo. Es por ese motivo que recomiendo enfocar en manual en estos casos... puedes componer con el punto de interés en otra zona que no sea el centro y dejar éste totalmente desenfocado... eso sí, hay que ser rápido y tener el pulso de un ninja... o usar la técnica más simple del mundo, que veremos al final.

Por último, sólo con cambiar el punto de enfoque un centímetro, puedes conseguir una foto totalmente diferente, y estas cosas es muy difícil que las haga el enfoque automático:



VERSATILIDAD
No sólo de Naturaleza vive el hombre (al menos yo) y un objetivo macro puede ser útil en muchas otras disciplinas... creo que en todas lo habré utilizado alguna vez, y las que quedan... la técnica es exactamente la misma: buscar el punto de interés y enfocar, así de simple.
Además, estos objetivos suelen ser muy luminosos, y si andas escaso de luz te pueden sacar de un apuro... en mi caso, el siguiente objetivo más luminoso que tengo es un f/4, y ese salto se nota mucho en determinadas situaciones...

1/125seg, f/11 ISO250

1/200seg, f/4 ISO250

1/100seg, f/2,8 ISO400

1/250seg, f/2,8 ISO250

1/250seg, f/2,8 ISO50

Como decía al principio, esta entrada no trata del cómo debería hacerse, sino de cómo lo hago yo, siempre buscando la máxima simplicidad y sin complicarme mucho la vida con accesorios que me entorpecerían... suficiente me la complico con el enfoque como para añadir iluminación. Todas las fotos vistas hasta ahora han sido disparadas a pulso y con luz natural, excepto la rosa y la maqueta que están hechas con trípode y luz artificial. Y la de la hembra de Colirrojo, pero esa es un caso a parte...
Está claro que todos esos accesorios (o muchos de ellos) ayudarían a mejorar mucho las fotos, la elección es tan simple como preguntarse "cuánto me quiero complicar la vida?" o "realmente le voy a sacar partido o sólo lo usaré un par de veces...?"
Veamos algunos casos en los que un equipo simple puede dar un resultado bastante aceptable:

30seg, f/8, ISO50. Trípode
El equipo más simple posible: cámara, objetivo y trípode. La luz es la que había disponible en mi comedor (poquísima como puede verse por el tiempo de exposición).

1/100seg, f/8 ISO200. 2 Flashes
Esta Abeja estaba en un tronco en el suelo, prácticamente inmóvil, en una zona en sombra... sin flash habría necesitado una exposición demasiado larga o una ISO demasiado elevada. En su estado (posiblemente moribunda), tuve tiempo de colocar a la derecha un flash conectado por cable a la cámara (máster) y un esclavo a menor potencia en el lado contrario para intentar suavizar la zona de sombra del flash principal. f/8 para intentar dejar enfocada a la abeja entera sin dar demasiada potencia al flash para no molestarla.

1/60seg, f/2,8 ISO320. Flash
Sapo Corredor en el Delta del Ebro. Flash en mano por encima del animal y un poco a la izquierda a la distancia que el cable me permitía. Habría necesitado una tercera mano para enfocar, así que en este caso el enfoque es automático.

1/60seg, f/8 ISO250. 2 Flashes
Mantis Religiosa muy tranquila en un jardín en sombra... mismo esquema que con la abeja, sólo que en este caso la apertura usada (f/8) fue para mantener enfocados los ojos y sus armas de caza.

1/200seg, f/5,6 ISO125. 2 Flashes
Culebra de Escalera un poco nerviosa... normal, teniendo en cuenta que le había bloqueado las vías de escape... Al estar a ras de suelo era más fácil colocar los flashes para resaltar el brillo de las escamas, el principal a la izquierda y el secundario a la derecha a baja potencia, totalmente opuesto. Las manos libres para poder usar el enfoque manual. En este caso buscaba que abriese la boca y mantenerla en el mismo plano de enfoque que los ojos... 


TRUCOS Y CONSEJOS
Como ya hemos visto, no es "imprescindible" adquirir un montón de accesorios (más o menos caros) para disfrutar un rato con un objetivo Macro... por supuesto, muchos de esos accesorios pueden ayudar a conseguir fotos espectaculares, eso ya depende de las preferencias de cada uno.

Pero como no los he usado nunca, no puedo liarme a aconsejar cuáles son mejores o peores, útiles o inútiles... de momento lo único que tengo en la lista son los tubos de extensión, si me decido a comprarlos ya actualizaré esta entrada, o haré otra nueva, ya veremos!

De lo que sí que puedo hablar es del equipo de batalla, de salir al campo con el objetivo en la mochila, listo para montarlo en cualquier momento y hacer un aquí te pillo-aquí te mato.
Como comentaba antes, no suelo hacer salidas específicas buscando macros, sino que lo llevo siempre encima, y si surge la oportunidad, intento aprovecharla... de momento me conformo con eso!

En caso de no llevar (o no querer usar) trípode, podemos hacer varias cosas:

  1. si hay poca luz y el sujeto lo permite (si no huye, se esconde o se estresa), podemos utilizar el flash de zapata... preferiblemente conectado a la cámara por cable o radiofrecuencia, ya que si lo llevamos colocado en la zapata, la iluminación puede ser demasiado frontal/plana, o (sobretodo si enfocamos muy de cerca) pasar por encima de nuestro modelo sin llegar a iluminarlo.
  2. si no hay posibilidad de usar flash pero tenemos suficiente luz ambiente, podemos poner el modo de enfoque continuo (AI Servo en Canon) y elegir el punto de enfoque que más nos guste, encuadrar, enfocar y disparar. Ni uso ni recomiendo usar todos los puntos de enfoque, porque la cámara elegirá el que le parezca mejor, y ese puede que no sea el que nos interesa...
  3. si el enfoque automático no nos da el resultado que buscamos, utilizar el manual, y si la situación lo permite, usar la pantalla de la cámara para obtener la máxima precisión posible.
  4. si nada de lo anterior es posible... la técnica más simple del mundo (y la que más suelo utilizar): enfoque manual, estabilizador activado, y modo ráfaga. Enfocando al punto que nos interesa, disparar en cortas ráfagas de 3-4 fotos mientras compensamos el posible movimiento del viento o del bicho con un mínimo movimiento de todo el cuerpo al mismo tiempo que manejamos el enfoque... 1mm p'alante, 1mm p'atrás... en dos o tres ráfagas se consigue tener enfocado el punto preciso, no falla! También se puede hacer con el enfoque automático en modo continuo, todo es probar la manera que mejor funcione a cada uno.
  5. aguantar la respiración. Parece una tontería, pero la respiración nos provoca un mínimo movimiento que hace que la foto quede desenfocada... así que tanto en enfoque manual, como en automático, sería recomendable aguantar la respiración mientras enfocamos y disparamos.
Y para acabar, que ya me he alargado demasiado, la última tanda de fotos, todas con luz natural, a pulso y usando la técnica del punto 4:

Vipera aspis. 1/400seg, f/5 ISO400

Salamandra salamandra. 1/50seg, f/2,8 ISO800

Apis mellifera. 1/800seg, f/4 ISO250

Pelodytes punctatus. 1/200seg, f/5,6 ISO50

Tarentola mauritanica. 1/250seg, f/5 ISO320

Espero haber podido ayudar a quien esté planteándose si merece la pena invertir en un objetivo Macro y empezar a poner en práctica esta interesantísima técnica... al principio puede parecer muy complicada, pero ya hemos visto que con lo mínimo se pueden conseguir fotos bastante resultonas... eso sí, para un resultado espectacular, quizá haya que invertir un pelín más!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada