lunes, 27 de abril de 2015

Milano Negro (Milvus migrans)





EL PROTAGONISTA
El Milano Negro (Milvus migrans) es una rapaz de tamaño medio con una silueta similar a su pariente el Milano Real (Milvus milvus), aunque algo más pequeño, más oscuro y con la cola menos ahorquillada que éste último. Su envergadura es de alrededor de 150cm, y unos 60cm de longitud. El peso oscila entre 750gr y 1kg.

Aunque a primera vista puede ser fácil confundirlos, el Milano negro es más oscuro, con la cabeza grisácea surcada de finas líneas verticales negras. Su silueta es algo menos estilizada, y su vuelo, aunque ágil, no iguala el dinamismo de su "primo". La cola es también más oscura y menos escotada que la del Milano Real.


En primer plano, ejemplar de Milano Negro.
Al fondo, Milano Real. Se puede apreciar
claramente la diferencia en la coloración.

Un rasgo que sí comparten ambas especies, es la falta de especialización en su alimentación. El Milano Negro tampoco es un buen cazador, y muestra preferencia por presas enfermas o heridas, además de ser visitante habitual en basureros, granjas o muladares. Otra fuente de alimento común para esta especie son los peces muertos o envenenados flotando en superficie. También es habitual su presencia sobrevolando carreteras, a la búsqueda de animales atropellados.

Es un ave presente en gran variedad de hábitats, pero prefiere los cercanos a zonas húmedas (ríos, lagos, embalses...). En época reproductora buscará áreas arboladas donde situar su nido, aunque siempre cerca de grandes zonas abiertas donde buscar alimento.





Presente en gran parte de Europa, África, Asia y Oceanía, en la Península se trata de un visitante estival, que aprovecha su estancia para reproducirse. Su distribución abarca gran parte de la Península, siendo menos frecuente en el área mediterránea y ausente en ambos archipiélagos. La llegada desde África se produce a partir de febrero. En agosto empiezan a abandonar las zonas de reproducción para dirigirse nuevamente hacia el sur, pudiéndose avistar grandes concentraciones de hasta 50.000 ejemplares en el Estrecho de Gibraltar (en este vídeo se pueden ver miles de ellos en ruta migratoria a través de Israel). Hay constancia de algunos ejemplares que se quedan a pasar el invierno en zonas de Extremadura y Andalucía, mezclándose en las colonias de Milano Real.

Es una especie gregaria, y suele anidar en colonias más o menos grandes, generalmente en árboles, aunque también pueden ocupar zonas rocosas. A su vuelta de África, el macho prepara el nido para la llegada de la hembra, donde ésta última incubará en solitario entre dos y cinco huevos durante aproximadamente 32 días. Mientras ella incuba, el macho se encarga del alimento y la defensa. Los pollos completan su plumaje aproximadamente al mes y medio de vida, cuando empezarán a practicar el vuelo en los alrededores del nido, aunque aún permanecerán un tiempo cerca.






CONSERVACIÓN
La población estimada en España es de unas 10.000 parejas, con una mayor densidad en Extremadura y Castilla y León. Además, se calcula que más de un 50% de los ejemplares presentes en la Península son adultos inmaduros o sin pareja, sumando un número total de aproximadamente 40.000 aves.

Entre las amenazas a las que deben enfrentarse, el veneno es la más preocupante, además de las colisiones con tendidos eléctricos. Otras amenazas importantes son la pérdida de hábitat, la mayor dificultad para encontrar alimento, o los atropellos al alimentarse de animales muertos en la carretera.

El envenenamiento intencionado es una actividad ilegal y que perjudica gravemente a muchas especies, tanto de aves como de mamíferos, y entre otras iniciativas, hay que destacar la lucha del Proyecto Life+ VeneNo, creado para intentar reducir el uso de cebos envenenados en España, a través de diferentes iniciativas como formación, denuncia, vigilancia e información a la sociedad de las consecuencias de esta práctica.
En caso de encontrar en el campo un animal o un cebo envenenado, es muy importante no tocar ni mover nada, y contactar con el teléfono gratuito SOS Veneno, 900713182, donde te informarán de qué hacer. También sería conveniente llamar a los forestales de la zona.

Recordemos que es un asunto que no sólo afecta a la fauna salvaje, nuestras mascotas también pueden tener acceso a un cebo envenenado, con el riesgo que conlleva para su vida. En este caso, lo mejor es acudir al veterinario lo antes posible y denunciar el caso ante las autoridades.






LA FOTO
Todas las fotos han sido realizadas en el hide de La Terreta de Photo Logistics.

En la entrada del Milano Real ya expliqué el funcionamiento y las características del hide (si no la leíste, puedes hacerlo aquí), así que esta vez no tengo gran cosa que contar.

La mayor dificultad aquél día fueron los cambios en la luz (en un momento pasaba de hacer un sol primaveral a amenazar tormenta de las grandes, y al revés), y estar atento a todos los movimientos que se producían en el exterior, ya que disfrutamos de la presencia de varias especies, y al mínimo despiste perdías alguna.

Los vuelos del Milano Negro fueron más escasos y cortos que los del Real, pero acabaré con una de las pocas imágenes en vuelo que pude captar de esta bonita rapaz:






Como vimos en la anterior entrada, ambos Milanos se tienen que enfrentar a las mismas amenazas, al igual que innumerables especies de rapaces que mueren a diario por causas directamente relacionadas con nuestra actividad. Tenemos que ser conscientes de las consecuencias de nuestras acciones sobre el entorno y la vida salvaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada